Hechizos ¿Qué es? ¿Cómo hacer un hechizo?

Cuando se habla de hechizos se refiere a una diversidad de acontecimientos que pueden hacer que las personas crean que pueden conseguir diversos deseos en sus vidas.

Uno de esos hechizos es el  mantra que es una palabra, frase o declaración que se repite para inspirarse o para enfocar su mente que puede ser rezada o cantada. Los mantras pueden usarse para hacer magia y hechicería, que pueden terminar siendo muy efectivas.

La magia del mantra personalizado que se puede repetir actúa como un hechizo, para hacer que las cosas sucedan en la vida de las personas.

hechizos, tipos de hechizos, hechizos para atraer

Los hechizos se pueden usar para encontrar la pareja que uno desea, crear un negocio y ayudar al cuerpo a superar el miedo a cierto tipo de enfermedades.

También con los hechizos se puede ayudar a curar enfermedades físicas y atraer la abundancia. Esta magia se toma como real y  poderosa debido a que es efectiva, si supuestamente, se usa de manera correcta.

Palabras clave: hechizos de amor, hechizos para que me llame, me busque, hechizos para el amor, hechizos que funcionan, encantamientos.

¿Qué es un hechizo?

Un hechizo se define como una fórmula que intenta conseguir  un desenlace mágico en una persona u objeto. La fórmula puede ser hablada, o también cantada. Un encantamiento también se puede realizar durante los rituales ceremoniales u oraciones. El sinónimo de encantamiento, son en si mismos, los hechizos. Igualmente, en el mundo de la magia, se habla de las tramas, los cuales son realizados por magos, brujas y hadas.

Los hechizos se dan con las palabras mágicas, que son palabras de poder y que buscan provocar un desenlace específico, en ocasiones no deliberado. Casi siempre son frases utilizadas  por prestidigitadores y hechiceros. Estas palabras, se presentan como parte de un lenguaje divino, adámico, otro secreto o empoderamiento. Usando el lenguaje como una posibilidad de creación.

¿Cuáles tipos de hechizo existen?

Los hechizos pueden ser usados para varios propósitos basados en las diversas tradiciones de uso mágico. Tales como conjuraciones, wiccas, brujería egipcia, obeah, voodoo, y otras, que depende de las creencias que se sigan.Estos hechizos pueden ayudar a las personas de manera física, mental, emocional y espiritual. Igualmente existen varios caminos espirituales que se pueden escoger a través de diferentes tipos de hechizos.

Cada camino usualmente se especializa en cierta categoría de magia. Tales tipos de hechizos incluyen: magia roja, magia verde, púrpura, magia blanca y negra. Así, los tipos más comunes de hechizos se ubican en estas cinco categorías de colores mágicos.

Tipo de hechizos

Existen diferentes tipos de hechizos dependiendo del tipo de magia que se está utilizando además de las intenciones que se tenga a la hora de hacer el hechizo. No importa que clase de hechizo vayas a hacer, debes tener presente sus consecuencias y además que se pude volcar en contra. Vamos a ver los tipos:

La Magia Roja

Incluye los hechizos de amor, fertilidad y sexualidad. Estos hechizos son usados con el propósito de encontrar un amor, dibujar un entorno amoroso alrededor de la persona, celebrar una relación, mejorar la vida sexual, incrementar la fertilidad, entre otros.

Esencialmente, la ayuda espiritual de estos hechizos tienen que ver con promover el amor, la fertilidad y la sexualidad. Pueden ser usados de manera positiva o para propósitos manipuladores. Así, los hechizos de la magia roja, incluyen hechizos de la atracción, de la reunificación del amor, hechizos de sanar un corazón herido, y de la fidelidad.

La Magia Verde

Estos hechizos incluyen: los hechizos de dinero, los del impulso de la suerte, y los del éxito. Por lo tanto, los hechizos usados en la magia verde, aumentan las posibilidades de ganar dinero, el éxito para recibir una oferta de trabajo, ascenso o atraer un compañero de negocios, e incentivar la buena suerte.

La ayuda espiritual de los hechizos de magia verde, tiene que ver con la prosperidad y el éxito en los negocios. Pueden usarse tanto para propósitos positivos como negativos. Si siente que la palma de sus manos pican usted querrá lanzar la magia verde, la cual acompasa los hechizos de dinero, éxito y suerte. Estos hechizos pueden ayudar a encontrar un nuevo empleo, recibir un ascenso y vivir en la prosperidad.

La Magia Púrpura

Estos hechizos típicamente incluyen los hechizos de control. Los cuales son la magia púrpura que consiste en hechizos que están enfocados, en ganar el éxito personal o el control de los otros. Pueden usarse para atraer aliados, manipulación, hacer que otros hagan lo que usted quiere. Busca atraer los espíritus oscuros y demoniacos, entre otros.

La ayuda espiritual de la magia púrpura está diseñada para fines oscuros, y significa el aumento del poder personal, y forzar a otros a doblegar su voluntad. Igualmente, la magia púrpura se usa para ganar éxito personal tales como crear aliados en la fuerza de trabajo, o entre amigos, manipular tales almas y hacer que otros hagan lo que usted quiere.

Por ello, la magia púrpura es riesgosa, y es magia negra humana pobre, que puede ser peligrosa para todos, ya que esencialmente busca quebrar el poder de la voluntad de las personas.

La Magia Negra

Esta magia incluye los hechizos de venganza, maléficos y de maldición. El solo propósito de los hechizos de magia negra es esencialmente desear y hacerle mal a alguien. Causarle enfermedades, enfermedades no naturales, destruirles las relaciones amorosas, mantener los enemigos lejos, buscar justicia, maldecir, embrujar a alguien.

La ayuda espiritual de la magia negra permite actuar mediante la ira, lanzar hechizos para dañar al enemigo. Es el tipo más oscuro de la magia, y no se recomienda para ganancia personal, porque puede traer serias consecuencias que están relacionadas con este tipo de hechizos.

La Magia Blanca

Los hechizos de magia blanca incluyen los de protección, curación, bendición y santificación. El propósito de esta magia es ayuda con una influencia positiva, tanto a uno mismo, como a las personas que nos importan.

Así, los hechizos de magia blanca ofrecen ayuda espiritual para encontrar un nuevo trabajo, asistir en la sanación física y mental, proteger a las personas de maleficios y maldiciones, ayudando a que los buenos deseos y sueños se hagan realidad.

Los hechizos enlistados dentro de la categoría de magia blanca, son sólo usados para propósitos altruistas y positivos. Existen muchos y diferentes tipos de magia blanca, pero la definición común para está magia es usada en hechizos de sanación y protección.

No obstante, otros creen que cualquier tipo de magia que contribuya a la vida humana, haciéndoles más felices, saludables y que no dañe a otras personas puede considerarse como magia blanca.

Algunos hechizos

Algunas recomendaciones para realizar un hechizo de amor correctamente.

¿Cómo hacer un hechizo?

Para comenzar, se necesita elaborar un mantra personalizado y escribirlo en una hoja de papel que sea bonita y atractiva. También, se pueden usar tarjetas de diferentes formas y tamaños que se puedan encontrar en cualquier  papelería.

Una vez que se tenga el mantra en la mano, se lee en voz alta,  una y otra vez. Dejando que la energía de las palabras fluyan por el cuerpo y luego se deja de leer cuando el cuerpo indique que es el momento de detenerse.

La persona percibirá la plenitud de la energía y la necesidad de silencio. Pero si está buscando sintonizar el flujo de energía, se debe confiar en el poder del número tres sencillamente, leyendo el mantra tres veces y en múltiplos de tres hasta nueve veces.

Crear un hechizo es de manera análoga, como diseñar un experimento. Por lo tanto, antes de empezar es muy importante saber exactamente qué se está tratando de hacer, además de investigar qué se ha hecho antes y cuál de los métodos ha sido más efectivo para otras personas.

Una de las primeras cosas que pueden interesar en la magia son las apariciones. Por lo tanto, si alguien ha muerto en la casa, se requiere de un entierro adecuado. Otro aspecto tiene que ver con el olor. Limpiar la casa con agua de limón, para eliminar los olores persistentes. Pedirle a Dios que proteja el lugar y lo mantenga seguro.

Existen muchas maneras cómo a través de los hechizos se puede dar ayuda espiritual. Se dice que usted necesita comprender que un simple lanzamiento de un hechizo es sólo parte de la meta que se busca encontrar con el proceso.

Por ejemplo, si usted lanza un hechizo de éxito, con la esperanza de encontrar un empleo, usted necesita buscar una lista de empleos y aplicar. Porque, es muy poco probable que, un empleo toque su puerta con solo un hechizo.

En otros mundos, el lanzamiento de hechizos mejora las posibilidades de encontrar lo que se desea pero, cuando todo se resume a ello, usted es el único que puede hacer que ocurra actuando con sus deseos.

El Origen de la Hechicería

La hechicería es una categoría en la cultura occidental en la que se han afianzado diversas creencias y prácticas que se consideran separadas tanto de la religión como de la ciencia.

Históricamente, el término tiene connotaciones peyorativas, y los acontecimientos etiquetados como hechiceros se percibían como primitivos, extranjeros y de otros mundos. El concepto ha sido adoptado por académicos en el estudio de la religión y las ciencias sociales, que han propuesto  definiciones diferentes, y con frecuencia mutuamente excluyentes del término.

Desde, el espacio Latino, el concepto fue incorporado a la teología cristiana durante el primer siglo CE, donde la hechicería estaba asociada con demonios, definida contra la religión cristiana.

Este concepto fue generalizado a lo largo de la edad media, cuando los autores cristianos lo vincularon con una variedad de prácticas, como encantamiento, brujería, sortilegios, adivinación, nigromancia y astrología.

La hechicería, a veces conocida como brujería, y también vinculada con la magia, es un sistema conceptual que afirma la capacidad humana para controlar el mundo natural, incluidos eventos, objetos, personas y fenómenos físicos, a través de medios místicos, paranormales o sobrenaturales.

El término también puede referirse a las prácticas empleadas por una persona que afirma esta influencia, y a las creencias que explican diversos eventos y fenómenos en tales términos. En muchas culturas, la hechicería está bajo presión y en competencia con los sistemas conceptuales científicos y religiosos.

Aunque en el campo del conocimiento, se hace un esfuerzo para diferenciar la hechicería, de la brujería y de la magia realizada con fines de entretenimiento,  al referirse a la hechicería como magia, mucha literatura constantemente usa el termino hechicería vinculado con el ilusionismo y la brujería.

La hechicería se ha utilizado a lo largo de la historia, en intentos de curar o dañar a otros, para influir en el clima o los cultivos, y como parte de prácticas religiosas como el chamanismo y el paganismo.

Mientras que la hechicería ha sido temida y condenada por culturas con determinadas creencias y cuestionada por los científicos, ha sobrevivido tanto en el ideario como en la práctica. Ya que, los practicantes continúan usándola para el bien o para el mal, puesto  que la hechicería en sí misma, no es más que una herramienta que se usa de acuerdo con el propósito de quien la maneja.

La eficacia de la hechicería continúa siendo debatida, ya que tanto los religiosos como los científicos encuentran dificultades para entender la fuente de su poder. Lo fundamental para la hechicería son las conexiones invisibles mediante las cuales los acontecimientos actúan unos sobre otros en la distancia a través de enlaces invisibles.

Por ello, la hechicería se distingue tanto de la religión como de la ciencia,  en que este campo, invoca poderes espirituales o divinos, para poder lograr resultados particulares, no ofreciendo ninguna justificación empírica más que su eficacia, invocando una relación simbólica, en lugar de real, causa-efecto.

Libros de Hechicería

Los libros de hechicería se denominan grimorios. Son textos que normalmente incluyen instrucciones sobre cómo crear objetos mágicos como fetiches y contras, cómo realizar seducciones, embelesos y predicciones. También, son textos de cómo clamar por entidades celestiales  como ángeles, espíritus, deidades y demonios.

En muchos casos, se cree que los libros en sí están imbuidos de poderes mágicos, aunque en muchas culturas, se ha creído que otros textos sagrados que no son grimorios, tales como la Biblia, tienen propiedades taumatúrgicas de manera intrínseca.

Si bien el término grimorio es originalmente europeo y muchas personas de este origen, a lo largo de la historia, particularmente los magos ceremoniales y la gente astuta, han usado estos grimorios. El historiador Owen Davies señaló que se pueden encontrar libros similares en todo el mundo. También señaló que, en este sentido, se crearon los primeros grimorios del mundo en Europa y en el antiguo Cercano Oriente.

La mayoría de las veces se cree que el término grimorio se originó de la palabra francesa antigua gramática, que inicialmente se había utilizado para referirse a todos los libros escritos en latín. En el siglo XVIII, el término había ganado uso común en Francia y había comenzado a usarse para referirse exclusivamente a los libros de magia.

Sin embargo, el término grimoire más tarde se convirtió en una figura de expresión entre los franceses que indicaba algo que era difícil de dilucidar. En el siglo XIX, hubo un creciente interés en el ocultismo entre los británicos después de la publicación del libro titulado  El mago de Francis Barrett (1801), el término ingresó al idioma inglés en referencia al igual que en Francia, a los libros de magia.

Los primeros encantamientos mágicos escritos conocidos provienen de la antigua Mesopotamia, donde se encontraron inscritos en tablillas de arcilla cuneiformes que los arqueólogos extrajeron de la ciudad de Uruk y que datan entre los siglos IV y V aC.

Los antiguos egipcios también emplearon encantamientos mágicos, que se han encontrado inscritos en amuletos y otros artículos. El sistema mágico egipcio, conocido como heka, fue alterado y mejorado de manera importante, después de que los macedonios, dirigidos por Alejandro Magno, invadieron Egipto en el 332 aC.

La idea de la demonología se mantuvo firme en el Renacimiento y se publicaron varios grimorios demonológicos, entre ellos El Cuarto Libro de la Filosofía Oculta, planteando la existencia de múltiples demonios.

Para contrarrestar esto, la Iglesia Católica Romana autorizó la producción de muchas obras de exorcismo, cuyos rituales a menudo eran muy similares a los del conjuro demoníaco. Junto a estos trabajos demonológicos, se siguieron produciendo grimorios sobre magia natural, incluida el Magia naturalis, escrita por Giambattista Della Porta (1535–1615).

Un grimoire moderno, el Simon Necronomicon, toma su nombre de un libro ficticio de la magia en las historias de Lovecraft, inspirado por la mitología babilónica y por el “Ars Goetia”, una sección de la llave menor de Salomón que se refiere a la invocación de los demonios.

El Azoëtia de Andrew D. Chumbley ha sido descrito por Gavin Semple como un grimoire moderno. La religión neopagana de Wicca apareció públicamente en la década de 1940, y Gerald Gardner introdujo el libro de las sombras como un grimorio Wicca.

Advertencias para hacer los Hechizos

Es importante recordar que tener el don y el poder de la hechicería es solo eso, por lo que, nunca debe ser utilizado de manera abusiva y glorificarse a si mismo por algo que no le pertenece.

La razón más importante por la que nunca es una buena idea lanzar un hechizo a alguien para que se enamore de uno, es porque le quita el libre albedrío. La hechicería es una fuerza que mucha gente considera  real y poderosa, que puede impulsar un cambio.

Ahora bien, si no se  perjudica a nadie, la gente puede pensar que se puede hacer lo que se quiera.  Sin embargo, este acontecimiento es más grande que eso.

Por ello, uno de los pocos derechos verdaderamente innatos que tenemos es el poder del libre albedrío. Quitar eso a alguien no solo es poco ético, sino también kármicamente criminal. Imagine por un momento que se despierta un día y ya no tiene el poder de pensar de forma independiente.

Estar lidiando con algunas energías turbias

Si fuera a lanzar un hechizo para hacer que alguien se enamore de usted, no va a estar lidiando con una entidad de alta vibración cuando lo esté lanzando. Ninguna entidad astral que tenga una vibración alta y positiva participará en la usurpación del libre albedrío de otra persona.

Estaría usted entonces tratando con algunas energías y entidades de muy baja vibración. Las entidades negativas (demonios), van a minar su energía, cruzandole o golpeándole como si se tratara de un boxeo astral. Por ello, cuando actúa en concordancia con estas entidades, puede crear algunos registros energéticos muy desagradables que pueden ser muy difíciles de eliminar.

Es mal karma

Hay muchas  ideas diferentes de lo que realmente significa la palabra “karma”. Pero hacer que alguien se enamore de uno a la fuerza, es energía negativa. De acuerdo con la Ley de Atracción, se recoge lo que se siembra. Y de acuerdo con la Regla de los Tres Wiccanos, se obtiene tres veces lo que se busca. De allí que el retorno energético negativo podría venir en cualquier forma.