Vudú: Fabricación de un muñeco vudú Para que funcione eficazmente

El vudú y los muñecos fabricados

El uso de los muñecos vudú y su fabricación de forma casera, ha sido de una las prácticas que han acogido múltiples culturas dentro de sus tradiciones en todo el mundo, en su mayoría las tradiciones religiosas.

El vudú comprende una religión que es procedente de África Occidental. En la actualidad, la práctica del vudú se mantiene vigente por miembros de etnias como: Mina, Fon de Togo, Benín, Ewe y Kabye. En otras áreas, también se conoce como vudú a una de las ramas originarias del sincretismo.Debido a las prácticas mediante rituales y creencias que emergen de esta religión, al vudú le confieren dos factores sumamente importantes, el alma y la invocación de deidades.

Durante los siglos XVIII Y XIX, dentro de la población esclavizada en Luisiana, uno de los estados que constituyen a los Estados Unidos, se produjo la fabricación de los muñecos vudú. Estos eran fabricados principalmente con una unión de tripa de gato que se pegaba con alfileres o si era el caso, con espinas de peces. Estos elementos fueron encontrados en las plantaciones de la población. En el descubrimiento de estos muñecos arcaicos, se encontró un alto parecido y similaridad con formas figurativas de la cultura africana.

Fabricación VudúLas figuras eran fabricadas mayormente en las poblaciones más bajas del continente africano, principalmente en el occidente de Benin y Togo. Los muñecos que armaban eran reconocidos como conjuntos artísticos los cuales se relacionaban directamente con elementos llenos de misticismo y encanto. Posteriormente la confección de las figuras llevaba artículos personales como ropa y entre otros elementos habían cuervas y clavos que eran quienes unían todas las partes para así, lograr la activación del poder, lo que permitiría la invocación del espíritu.

Los muñecos vudú pasaron de ser elementos mágicos a ocupar un espacio a nivel psicoterapéutico. La creación de los muñecos surge como respuesta a diferentes necesidades particulares con las que, mediante la fabricación de los muñecos vudú, en su contexto tradicional, se ayudaba a diferentes personas las cuales estaban siendo influidas en situaciones de su cotidianidad con fines que bien podrían ser positivos o negativos.

Un gran cambio que han sufrido los muñecos vudú en la actualidad, son las personas que se usan para la fabricación de éste, cada una interviene de forma diferente en pro de una labor específica;  la persona que confecciona al muñeco, el brujo que realiza un proceso en el que activa de forma energética al muñeco con elementos personales y finalmente, la persona que va a usarlo o el cliente.

te puede interesar:

Fabricación del muñeco Vudú

A continuación presentamos la lista de materiales que serán necesarios para la fabricación del muñeco vudú. Estos elementos están disponibles en la naturaleza y son sencillos de encontrar:

-Dos ramas o palos

-Un hilo

-Varias tiras de tela

-Un pegamento natural

-Relleno para atestar el cuerpo del muñeco (esto puede ser agujas de pino, hierba, etc)

-Retazos de tela para el vestuario, botones para los ojos, plumas y demás para la personalización (opcional)

-Ropa de la persona hacia la que usaremos el muñeco, cabello, uñas, fluidos corporales, entre otros (en lo posible)

Una vez estén reunidos todos los materiales para la elaboración, estamos listos para iniciar la fabricación.

Procedimiento:

  1. Toma uno de los palos del tamaño que prefieras, eso sí, procura que no sea tan pequeño ni tan grande, ahora toma otro más corto y ponlo en forma perpendicular al otro palo. Esto deberá quedar en forma de una cruz para darle la figura al muñeco vudú.
  2. Justo donde se tocan ambos palos, pasa el hilo en forma cruzada es decir, como en forma de equis para asegurarlos. La forma de cruz deberá verse mejor ahora.
  3. Con las ramas en forma de cruz, identifica los extremos del palo mas corto y estos serán los brazos del muñeco, por su parte, el palo mas largo; en el extremo superior se ubicará la cabeza y lo demás, conformará el torso y cuerpo del muñeco vudú.
  4. Toma lo que hayas elegido como relleno y envuelve los palos para darle forma al cuerpo. Para esto, empieza por el área de la cabeza y luego pasa de un brazo a otro, de extremo a extremo y ahora rellena la mitad, es decir, donde se cruzan ambos palos para que puedas llegar hasta la parte inferior del cuerpo.
  5. Para cubrir las muñecas, usa pequeños trozos de tela y con la ayuda del pegamento y el hilo y la aguja, aferra todo el relleno al cuerpo del muñeco vudú. No debes cerrar áreas como las manos, es decir que esta parte debe quedar expuesta y así también la cabeza y la parte interior de la figura.
  6. Confecciona un rostro para el muñeco, esto podrás hacerlo con algunos botones para representar los ojos y otro para la representación de la boca, aunque si prefieres, puedes colocar solo los ojos.
  7. Hecho esto, ahora puedes vestirlo. Ciertamente los muñecos vudú son una representación de una persona, es por esto que aquí es necesario que identifiques algunas características de aquella persona para que se pueda personalizar el muñeco.
  8. En el proceso del vestuario, puedes aplicar las pertenencias propias de esta persona al muñeco, pues es a quien debe parecerse. Si consigues algunos de los materiales que mencionamos anteriormente como el cabello y los fluidos corporales, será en este punto donde deberás aplicarlos al muñeco.

El bautizo del muñeco vudú

Una vez esté hecho el muñeco o la representación vudú, es el momento preciso para que sea bautizado y así, podamos traerlo a la vida. Para el bautizo, será necesario el uso de ritos de la religión católica y una cantidad considerable de agua que haya sido bendecida. Ahora pronuncia las siguientes palabras a modo de oración para dar vida al muñeco vudú.

“Yo te bautizo (el nombre de la persona a quien representará el muñeco), en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. En vida esto es ahora lo que serás. Todo lo que se le hará a este muñeco, le ocurrirá ahora a (el nombre de la persona a quien representará el muñeco) como sólo yo lo ordeno. Mientras los días pasan, sólo yo controlo los deseo más profundos, acciones y sueños de (el nombre de la persona a quien representará el muñeco). Su vida está a partir de este momento bajo mi control. (el nombre de la persona a quien representará el muñeco una vez más) no sentirá ningún placer si esto no es ordenado por mi”.

Deja un comentario