Hechizos para ser feliz y aumentar la tranquilidad

Ser feliz con hechizos sencillos

Ser felices depende de una fuerte y determinante decisión que es tomada por nosotros mismos. Pues si, somos nosotros quienes permitimos la entrada y predisposición de barreras que impiden el camino a la felicidad, la tranquilidad, la alegría y la armonía, y está en nuestras propias manos dejarnos vencer o enfrentar cualquier circunstancia.

Por otro lado, en ocasiones se ejecutan una serie de hechos que no permiten que seamos felices y que ponen en nuestro ser espiritual pensamientos negativos, deprimidos y entristecidos que nos dejan avanzar paulatinamente sin dejarnos ver el mundo positivo al que podemos acceder muy fácilmente.

Para abrir nuestra mente y corazón a este mundo positivo que nos permitirá ser más felices y estar en una completa estabilidad emocional para transmitirla a nuestras actividades diarias, te presentamos los siguientes hechizos que te serán muy útiles si estás en búsqueda de la tranquilidad y la alegría.

te puede interesar:

Velas para aumentar la alegría y la armonía

Puede ser difícil de creer que con ayuda de las velas podamos incrementar la alegría y la felicidad en nuestras vidas, lo cierto es que pueden llegar a ser altamente eficientes si ponemos todo de nuestra parte para que así sea.

Los elementos que vas a necesitar son los siguientes:

-Tres velas de color amarillo o de color naranja

-Un frasco de aceite de cedro

-Una rama de romero

-Planta de mejorana

Procedimiento:

  1. Para iniciar, toma el aceite de cedro y frota las tres velas del color que hayas elegido. Luego de hacer esto ponlas sobre el altar que has dispuesto para ellas.
  2. Ubicadas allí, enciende las velas una por una y espolvorea sobre la mesa las hierbas que hemos mencionado en la lista de elementos, asegurándote de pasar por alrededor de cada una de las velas.
  3. Con la mirada fija en la llama de las velas y su movimiento, debes pronunciar las siguientes palabras del hechizo para la alegría: “La alegría y la felicidad ya vienen a mi vida. Lejos, muy lejos se irán el estrés, la ira y los problemas. A partir de ahora no más negatividad. Soy libre y soy feliz”.
  4. Dicho el hechizo, pasa la palma de tus manos por la parte superior de las velas dejando que absorban el calor. Ten mucho cuidado para no quemarte.
  5. Deja que las velas se consuman por sí mismas y mantén en tu mente siempre el lado positivo para cada situación con la que te enfrentes.

Felicidad y energía positiva con una flor

Es importante que sepamos que con la llamada de la energía positiva, seremos recipientes de un gran cúmulo de energía fresca, según la que estemos dispuestos a recibir. Con este hechizo atraeremos la felicidad y las buenas vibras a nuestras vidas.

Los instrumentos que necesitarás para este hechizo, son:

-Un frasco de aceite de jazmín o en otro caso de lila

-Una hoja de papel

-Una flor fresca y sana (libre elección)

-Un lápiz y un bolígrafo

-Una vela de color amarillo

-Un recipiente que resista las altas temperaturas de las llamas

Procedimiento:

  1. Toma la vela de color amarillo y enciéndela.
  2. A continuación, toma la hoja de papel y con ayuda de lápiz escribe tres aspectos que provoquen en ti la sensación de tristeza y a la vez que te provocan la sensación de insatisfacción. Estas sensaciones deben ser recientes y presentes.
  3. Ahora, coloca el papel sobre la vela y deja que el material se queme en una de las esquinas para luego colocarlo en el recipiente sin apagarlo.
  4. Con el aceite de jazmín en las palmas de tus manos, frota la flor que has elegido. Recuerda que debe estar viva y fresca. Con ella en tus manos, respirando el aroma que emerge de ella, deberás visualizar aquellas circunstancias negativas que te agobian en este momento y luego, verás cómo se desvanecen a medida que se consume la hoja de papel en las llamas. Pues esta hoja representará todas tus preocupaciones.
  5. Una vez la hoja se haya convertido en pura ceniza, coloca la flor sobre ello y pon el recipiente sobre tu altar por algunos días. Esto te permitirá recordar que bajo ningún motivo y por ninguna circunstancia debes dejar de ser feliz.

Deja un comentario